Ícono de preferencias

Menú de Preferencias

Tamaño de letra

Ver el sitio en escala de grises

Activar links subrayados

Versión original

Header
Ícono Previsión

Asistencias

El Servicio Social es una unidad dependiente del Área de Administración General, cuyo principal objetivo es prestar Servicios de Asistencia Social a nuestros/as Pensionados/as, Montepiados/as y sus cargas familiares a lo largo de todo el territorio Nacional.

Para lograr el cabal y oportuno cumplimiento de nuestras labores, como Servicio Social contamos con presencia en: Edificio Sede y Servicio Médico Dental.

En esta Unidad realiza labores de Investigación, Diagnóstico y Tratamiento de Caso Sociales en  diversas materias tales como:

•    Previsión
•    Salud
•    Vínculos con la red social pública (Derivación de casos a municipios/ Fundaciones entre otros organismos 
•    Intervención en  vulneración de derechos de las personas Adultas mayores
•    Generación de proyectos de mejoramiento de la calidad de vida
•    Inclusión de perspectiva de género en el sector público

Asistencia Jurídica


Posesiones Efectivas y Herencias

1.- Generalidades

En términos simples, la posesión efectiva es un trámite establecido por la ley que debe realizarse cada vez que fallece una persona para obtener que sus bienes pasen a nombre de sus herederos.

Sin el trámite de la posesión efectiva, los/as herederos/as no pueden disponer de los bienes del/la causante (herencia).

2.- Normativa aplicable.

Artículos 687° y 688° del Código Civil

Ley 16.271, de Impuesto a las Herencias, Asignaciones y Donaciones

Ley N° 19.903, sobre procedimiento para el otorgamiento de la posesión efectiva de la herencia.

3.- Herencia.

Es el conjunto de bienes y deudas quedados al fallecimiento del/la causante, a que tienen derechos los/as herederos/as legales (personas llamadas por la ley a suceder al o a la causante) y/o testamentarios/as (aquellos designados por el/la difunto/a en su testamento).

Comprende todos aquellos bienes que eran de propiedad de la persona fallecida, sean muebles (mobiliario, acciones, depósitos, libretas de ahorro, vehículos, armas, fondos previsionales, etc.) o inmuebles (casas, departamentos, sitios).

Como contraparte, todas las deudas del/la causante, así como los gastos de tramitación de la posesión efectiva deben ser asumidos por sus herederos/as en conjunto, en la proporción que a cada uno/a le corresponda en la herencia, pues las obligaciones en general no se extinguen con la muerte del deudor, sino con su pago.

Sobre este particular la ley permite que los herederos acepten la herencia bajo la condición de responder por las deudas del causante sólo hasta el monto o proporción que les corresponda en los bienes que heredan del mismo, derecho de opción este que se llama Beneficio de Inventario.

4.- Aceptación o repudio de una herencia.

Cada asignatario/a puede aceptar o repudiar (rechazarla) la herencia libremente.

Sólo se exceptúan las personas que no tienen la libre administración de sus bienes porque requieren el consentimiento de sus representantes legales.


5.- Desheredamiento.

Toda persona puede en un testamento, establecer que un legitimario (heredero establecido por la ley) sea privado del todo o parte de su herencia, por alguna de las causales que señala la ley; por ejemplo, por no haberlo socorrido en el estado de demencia o destitución, habiendo podido hacerlo, por haberse valido de fuerza o dolo para impedirle testar, etc.

Además, este trámite puede ser realizado judicialmente por toda persona que, en vida, desee excluir a una persona llamada por ley a sucederlo.

6.- Derechos de los/as hijos en la herencia.

Desde la entrada en vigencia de la Ley N° 19.585, esto es, desde el 26 de Octubre de 1999, no se hace distinción alguna en cuanto a la calidad de los/as hijos/as, recibiendo cada uno/a de ellos, una cuota igual a la de sus hermanos/as, sin importar si son o no hijos/as nacidos/as dentro del matrimonio (hijos/as matrimoniales) o nacidos fuera del matrimonio (hijos/as no matrimoniales).

En cambio, en el caso de las personas fallecidas antes de esa fecha, los/as llamados en esos años, “hijos/as naturales”, sólo recibían la mitad de lo que por ley correspondía recibir a los/as llamados/as en esa época “hijos/as legítimos” (matrimoniales).

7.- Derechos del/la cónyuge sobreviviente.

Desde el 26 de octubre de 1999, el/la cónyuge sobreviviente pasó a ser heredero/a, recibiendo en general, el doble de lo que por ley corresponde a cada hijo/a y, si hubiera uno/a solo/a, una parte igual a la de éste.

Además, la misma ley N° 19.585, estableció que en ningún caso la porción del cónyuge puede bajar de la cuarta parte de la herencia, o de la cuarta parte de la mitad legitimaria en su caso.

Antes de esa fecha, el viudo o viuda sólo tenía derecho a porción conyugal, lo que en muchas ocasiones implicaba que no recibiera nada.

8.- Derechos del/la conviviente.

El o la conviviente no tiene derecho alguno en la herencia, a menos que por testamento se le hubiera dejado parte de la herencia de la que es posible por ley, disponer libremente.

Por excepción, en materia previsional la madre de un/a hijo/a no matrimonial tiene la posibilidad de obtener una pensión de montepío en Dipreca, equivalente al 60% de la que la habría correspondido si hubiera sido cónyuge, si: a) hubiera tenido hijos/as en común con el causante y éste los hubiera reconocida al menos 3 años antes de su fallecimiento o en la inscripción de nacimiento: b) sea madrea sea soltera o viuda; y, c) haya vivido a expensas del causante al momento del fallecimiento de éste (artículo 24° de la Ley N° 15.386).

También judicialmente y por intermedio de un/a abogado/a, el/la conviviente puede demandar que se reconozca la existencia con el/la cónyuge fallecido/a de una comunidad de hecho, por los aportes que hubiera hecho para la formación del patrimonio del o la causante, para el reembolso de sus aportes y de los beneficios con estos logrados.


9.- Cómo obtener la posesión efectiva.

Desde la entrada en vigencia de la Ley N° 19.903 (10 de abril de 2004), se debe distinguir si hay o no testamento para determinar dónde se tramita la posesión efectiva.

Si hay testamento, debe solicitarse ante los Tribunales Civiles de Justicia; es decir, con patrocinio de abogado/a habilitado/a para el ejercicio de la profesión, ante el juzgado correspondiente al último domicilio de la persona difunta (donde tenía su residencia habitual a la época de su fallecimiento).

Si no hay testamento, debe solicitarse por cualquiera de los/as herederos/as en alguna de las oficinas del Servicio de Registro Civil e Identificación, sin requerirse el patrocinio de abogado/a. El costo de dicha tramitación dependerá del valor de la masa de bienes del/la causante.

Para iniciar su tramitación, basta que uno/a de los herederos la solicite por sí y a nombre de todos los demás.

10.- Impuesto a la herencia.

Es el gravamen que se impone o cobra a los/as herederos/as, cuando los bienes que heredan superan cierto monto ya establecido.

Debe ser pagado por todos/as los/as herederos/as en la proporción que a cada uno/a se le determine por ley.

11.- Inscripciones

Para que los/as herederos/as puedan disponer de los inmuebles recibidos en herencia, requieren:

Que, se inscriba el decreto judicial o la resolución administrativa que otorgue la posesión efectiva: el primero ante el conservador de bienes raíces de la comuna o agrupación de comunas en que haya sido pronunciado, junto con el correspondiente testamento y, la segunda, en el Registro Nacional de Posesiones Efectivas;

Que se inscriba en el Conservador de Bienes Raíces donde está ubicado cada inmueble, la inscripción especial prevenida en los incisos 1° y 2° del artículo 687°, que les permitirá disponer de consumo (en conjunto) de esos bienes; y,

La inscripción prevenida en el inciso 3° del mismo artículo 687°; esto es, la inscripción de la partición en el Conservador de Bienes en que se encuentre ubicado cada inmueble, la cual permitirá a cada heredero/a disponer por sí solo/a de los inmuebles hereditarios que en la partición le hayan cabido.


El Certificado, emitido por el Servicio de Registro Civil, de haberse pagado el Impuesto a la Herencia o de la Exención de este mismo Impuesto, según el caso.