Ícono de preferencias

Menú de Preferencias

Tamaño de letra

Ver el sitio en escala de grises

Activar links subrayados

Versión original

Header
Ícono Previsión

Asistencias

El Servicio Social es una unidad dependiente del Área de Administración General, cuyo principal objetivo es prestar Servicios de Asistencia Social a nuestros/as Pensionados/as, Montepiados/as y sus cargas familiares a lo largo de todo el territorio Nacional.

Para lograr el cabal y oportuno cumplimiento de nuestras labores, como Servicio Social contamos con presencia en: Edificio Sede y Servicio Médico Dental.

En esta Unidad realiza labores de Investigación, Diagnóstico y Tratamiento de Caso Sociales en  diversas materias tales como:

•    Previsión
•    Salud
•    Vínculos con la red social pública (Derivación de casos a municipios/ Fundaciones entre otros organismos 
•    Intervención en  vulneración de derechos de las personas Adultas mayores
•    Generación de proyectos de mejoramiento de la calidad de vida
•    Inclusión de perspectiva de género en el sector público

Asistencia Jurídica


Compraventa de Inmuebles

Asistencia Jurídica

Compraventa de Inmuebles

1.- Generalidades.

La compraventa es un contrato en que una de las partes se obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero. Aquélla se dice vender y ésta comprar. El dinero que el comprador da por la cosa vendida, se llama precio.

En definitiva, es un contrato en que una de las partes de obliga a dar una cosa y la otra a pagarla en dinero.

Los impuestos fiscales o municipales, las costas de la escritura y de cualesquiera otras solemnidades de la venta son de cargo del vendedor, a menos que se pacte otra cosa, como suele ocurrir en la práctica.

2.- Normativa aplicable.

Artículos 1793° y siguientes del Código Civil.

Reglamento del Registro Conservatorio de Bienes Raíces.

3.- Entrega del bien y tradición.

En el caso de los bienes muebles, basta que las partes se pongan de acuerdo en la cosa y en el precio para que exista o sea válida jurídicamente la compraventa, perfeccionándose ésta una vez entregado el bien.

Sin embargo, en el caso de la venta de bienes raíces, servidumbres y censos, así como en el de una sucesión hereditaria, la venta no se reputa perfecta ante la ley, mientras no se haya otorgado escritura pública y ésta sea inscrita en el Registro del Conservador de Bienes respectivo. Para ello, es necesario que la entrega del bien, sea real o simbólica, la haga quien sea dueño, con facultad e intención de transferir el dominio y que el comprador tenga la capacidad e intención de adquirirlo.

Es por esto, que al momento de comprar un inmueble es necesario que se realice un “estudio de títulos” que permita determinar si la persona que vende cuenta realmente con facultades para enajenar el bien; si se tiene autorización del otro cónyuge cuando están casados en régimen patrimonial de sociedad conyugal, si ha sido declarado como bien familiar; o si el bien tiene hipotecas, prohibiciones, está embargado, etc.

4.- Existencia de vínculo matrimonial.

Según el régimen patrimonial existente en el matrimonio, distinta será la situación del o la cónyuge en relación a los bienes inmuebles.

En el caso del régimen patrimonial de separación de bienes, no existe inconveniente alguno para que una persona adquiera un inmueble, toda vez que éste será de su propiedad, pudiendo posteriormente arrendarlo, venderlo, cederlo, o hipotecarlo o gravarlo sin necesidad de autorización alguna de su cónyuge.

En el caso del régimen de participación en los gananciales, durante la vigencia del matrimonio los cónyuges se consideran como separados de bienes, razón por la cual, tampoco se necesita autorización alguna para disponer del bien.

En el caso de la sociedad conyugal, sólo si la mujer trabaja o tiene ingresos propios, distintos de su marido y compra un inmueble indicando en la escritura pública e inscripción expresamente que actúa en ejercicio de su patrimonio reservado (artículo 150 del Código Civil), será dueña de él. De lo contrario, o si nada dice al momento de comprar, se entiende que el inmueble es del haber social de la sociedad conyugal y no parte de dicho patrimonio reservado. En caso de enajenar ese bien inmueble se requiere de la autorización (firma) de su marido, quien incluso podría exigir el 50% del precio de la venta o liquidación de la propiedad.

Si el marido está inubicable o se rehúsa a firmar la escritura, la mujer estará impedida de vender el inmueble, a menos que obtenga una autorización judicial para hacerlo (es competente el juez civil del lugar donde se encuentre ubicado el inmueble que se quiere vender, arrendar o constituir derechos sobre él).

5.- Promesa de compraventa.

La promesa de celebrar un contrato prometido (definitivo) no produce obligación alguna, a menos que concurran las siguientes circunstancias (artículo 1554 del Código Civil):

Que la promesa conste por escrito.

Que el contrato prometido no sea de aquellos que las leyes declaran ineficaces, como es el caso por ejemplo, de la venta de bienes que están fuera del comercio humano, como el sol.

Que la promesa contenga un plazo o condición que fije la época de la celebración del contrato.

Que en ella se especifique de tal manera el contrato prometido, que sólo falten para que sea perfecto, la tradición de la cosa o las solemnidades que las leyes prescriban.

Cumpliéndose estas condiciones, en caso de incumplimiento de una parte, la otra podrá, a elección suya:

Solicitar que se le apremie para le ejecución de lo pactado; o,

Solicitar que le indemnice los perjuicios resultantes de la infracción del contrato.

En muchos casos, se pacta una indemnización para el caso de que una de las partes no cumpla con lo estipulado.

Tratándose de la promesa de compraventa de un inmueble, además de individualizarse éste, deben especificarse los datos de inscripción del bien en el Conservador de Bienes Raíces respectivo.

6.- Prohibición de vender.

El artículo 1796° del Código Civil establece que es nulo el contrato de compraventa entre:

Cónyuges no separados judicialmente; y,

Entre el padre o madre y el hijo sujeto a patria potestad.